La fragmentación del mundo antiguo

0
45
Fuente Vicens Vives

En esta primera unidad estudiaremos cómo se desarrolló el final del Imperio Romano de Occidente y su división en los distintos reinos germánicos. De todos ellos analizaremos el reino de los Visigodos en Hispania, su organización política, cultura y arte. Además, analizaremos cómo el Imperio romano de Oriente se convirtió en el Imperio Bizantino y conoceremos algunas de sus manifestaciones artísticas más importantes  como Santa Sofía de Constantinopla.

Para ir terminando el tema, abordaremos el estudio del Imperio Carolingio, su formación y fragmentación, así como las obras de arte más significativas. Por último, el tema lo finalizaremos con la aparición del Islam

Los apartados de este tema son:

  1. Fin del Imperio romano de Occidente
  2. Un reino germánico: los visigodos en Hispania
  3. Cutura y arte visigodos
  4. Bizancio, el Imperio romano de Oriente
  5. Imperio Carolingio
  6. La aparición del Islam
  1. Fin del Imperio romano de Occidente

A principios del siglo V, los hunos, un pueblo bárbaro llegado de Asia, dirigidos por Atila, invadieron y arrasaron los territorios del Este de Europa. Huyendo de los hunos, los pueblos germánicos irrumpieron en masa en el Imperio romano de Occidente y acabaron conquistando y dominando el territorio.

Desde finales del siglo V se formaron diversos reinos germánicos:

Fuente Vicens Vives

Estos pueblos germánicos se organizaban en clanes familiares y sus caudillos elegían a un jefe militar que se convertiría en el rey.

No tenían escritura, ni leyes, ni una estructura de Estado, trabajaban la tierra y criaban el ganado. Se influenciaron por los romanos y respetaron la moneda, el latín y el cristianismo.

2. Un reino germánico: los visigodos en Hispania

Entraron en la Península Ibérica una serie de pueblos germánicos: suevos, vándalos y alanos, en el año 409. Los visigodos acudieron a la Península como aliados al servicio de Roma, para expulsar a los invasores.

Fuente Vicens Vives

Los francos derrotaron a los Visigodos en la batalla de Vouillé (507) y los expulsaron hacia el Sur de los Pirineos. A partir de aquí, los visigodos se expandieron por Hispania y organizaron un reino, que pervivió durante más de doscientos años y fijó su capital en la ciudad de Toledo (554).

El reino Visigodo se fundamentó en una monarquía fuerte apoyada por dos instituciones: Aula Regia y Concilios de Toledo. Además controló todo el territorio peninsular y consiguió la unificación religiosa y jurídica. La unificación religiosa la estableció Recaredo y la jurídica Recesvinto.

3. Cultura y arte visigodos

Los visigodos eran arrianos pero a partir del siglo VI se convirtieron al cristianismo. Los clérigos eran quienes mejor conservaban la cultura romana, los que sabían leer y escribir y los que aconsejaban a los monarcas visigodos.

El latín fue, en el reino visigodo, la lengua culta. El pueblo hablaba el latín vulgar, que fue derivando hacia las llamadas lenguas romances, que con el paso del tiempo darían lugar al castellano, el catalán o el gallego

Iglesia de San Pedro de la Nave, Zamora

Las obras artísticas visigodas evidencian la importancia de la Iglesia y la fusión de la tradición romana con las aportaciones germánicas.

Iglesia de San Juan de Baños, Palencia

En arquitectura destacan las pequeñas iglesias de piedra, con pequeñas ventantas y arcos de herradura. La mayoría fueron construidas en el siglo VII: San Juan de Baños, San Pedro de la Nave, Santa Comba de Bande, Santa María de Quintanilla de las Viñas, etc.

Cruz del tesoro Torredonjimeno, Jaén

También destacó la orfebrería, influida por las técnicas y los gustos germánicos. Destacamos el tesoro de Torredonjimeno (Jaén).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.