¿Conoces la historia de la Adoración de los Magos?

0
1148
La Adoración de los Magos o también conocida como la Epifanía, en sentido religioso, es una festividad que celebra la Iglesia Católica el 6 de enero. El término Epifanía viene del latín tardío “epiphanīa” y a su vez del griego “επιφανεια” (epipháneia), cuyo significado es «manifestación». A lo largo de la historia se ha representado este episodio a través de distintos estilos artísticos, pero es necesario conocer con mayor profundidad las fuentes en las que se basaron los distintos artistas o maestros artesanos para la realización de las diversas interpretaciones del mismo episodio bíblico. La escena, narrada en el Evangelio de San Mateo (Mt 2, 1-12), ha sido representada como prueba del reconocimiento del Mesías por otras naciones, el texto no precisa ni el número ni los nombres de los reyes que vienen de Oriente, los llama Magos (astrólogos), que vienen a adorar al niño porque han visto su estrella. «3 El rey Herodes se inquietó mucho al oír esto, y lo mismo les sucedió a todos los habitantes de Jerusalén. 4 Mandó llamar a todos los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley, y les preguntó dónde había de nacer el Mesías. 5 Ellos le respondieron:  –En Belén de Judea, porque así lo escribió el profeta:  6 ‘En cuanto a ti, Belén, de la tierra de Judá,  no eres la más pequeña  entre las principales ciudades de Judá;  porque de ti saldrá un gobernante  que guiará a mi pueblo Israel.’» La escasez de datos de este documento fue completada con evangelios apócrifos (Protoevangelio de Santiago, c. XXI; Evangelio de Pseudo Mateo, c. XVI y Evangelio árabe de la infancia, capítulo VII), donde se da forma a la historia de los Magos de Oriente. En el Libro de las horas de Clinton se les representa siguiendo la estrella, delante de Herodes, con la aparición del ángel que les avisa sobre este último y con la escena de la matanza de los Inocentes. Como vemos, aún no está cambiado el color de la piel de los Magos. El maestro Giotto, en el siglo XIV representó esta escena donde aparecían tres Magos ofreciendo oro, símbolo de la realeza (1 Re 10,2), incienso, símbolo de la adoración divina ( Lev 2, 1-2; Jn 8,4); y mirra, símbolo del sufrimiento, utilizada para ungir a los muertos (Lc 23, 56). La Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine, nos especifica cómo estos tres Magos ofrecieron estas tres cosas proclamando así que «en el aquel niño coexistían la regia potestad, la majestad divina y la naturaleza humana corporal».

¿Eran Magos o Reyes?

Actualmente esta escena biblíca es muy conocida, pues en este día celebramos el día de los Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar). Pero será por efecto del salmo 72, donde se anuncia la llegada del rey prometido, que estos tres magos se conviertan en reyes: «Los reyes de Tarsías y las islas traerán tributo. Los reyes de Sabá y de Seba pagarán impuestos; todos los reyes se postrarán ante él, le servirán todas las naciones»(Sal 72, 10-11). ¿Dónde se mencionan sus nombres? Los nombres de los tres Reyes Magos los encontramos en el Evangelio armenio de la infancia (5, 10. s. VI); este es otro de los evangelios apócrifos, donde se menciona los siguiente: » Y los reyes magos eran tres hermanos Melkon, que reinaba sobre los persas; Baltasar, que reinaba sobre los indios, y Gaspar, que tenía en posesión el país de los árabes». La primera vez que los encontramos representados con sus nombres la vemos en San Apolinar, en uno de sus mosaicos. 
Reyes Magos, San Apolinar.
En los frescos románicos de Santa María de Tahull y en la Epifanía de Navasa también se representan a los tres reyes con sus nombres, personificando las tres edades de la vida, juventud, madurez y ancianidad. Esta idea pervivirá en la iconografía cristiana religiosa hasta el siglo XV, incluso hasta el XVI. ¿Eran todos de raza blanca o no? Será a lo largo del siglo XV y durante el siglo XVI, cuando se convierta a Baltasar en un rey negro manteniendo las diferencias de edad entre los magos, donde Baltasar sigue siendo el más joven de los tres. Correggio, en su Adoración de los Magos deja constancia de esa tez morena de Baltasar, y otros artistas seguirán con esta idea, pero manteniendo que Baltasar es el rey que representa la juventud. Tres Magos o Tres Reyes, que representan las tres partes del mundo conocido, y cuyos nombres son los anteriormente mencionados, podrían considerarse como una variable más del simbolismo de Jesús Cronocrátor, es decir, Señor de las edades de la vida humana. Y la disposición de los reyes en la escena de esta Epifania de Hans Memling por ejemplo, podría subrayar este sentido. El más anciano, Melchor, el pasado, aparece ya arrodillado; el maduro, Gaspar, el presente, se encuentra en medio; y el más joven, Baltasar, el futuro, está de pie esperando su turno para acercarse a Jesús. Esta disposición podrá ser visible en numerosas obras de arte como la Adoración de los Magos de Durero.
Durero, Adoración de los Magos, 1504 (Galeria de los Uffizi, Florencia)
La adoración de los Magos, ha sido fuente de inspiración para muchos artistas, los cuales han interpretado la escena basándose en las distintas fuentes escritas. De este modo nos encontramos a lo largo de la historia del arte con diversas obras que no solo destacan por la técnica empleada, elementos formales o dimensiones, sino por la delicadeza en tratar uno de los episodios más dulces de la infancia de Cristo. Una de esas representaciones que destaca no solo por sus dimensiones, sino por su maestría es la Adoración de los Magos de Rubens. Iconográficamente representa el momento en el que los tres reyes, acompañados por un gran cortejo, presentan sus regalos al niño Jesús. Éste, en brazos de su madre, parece juguetear con el incienso que le presenta Gaspar, arrodillado ante él. La escena se sitúa al exterior, con una referencia al pesebre en la parte izquierda, transformado en una arquitectura clásica. Los ropajes de los reyes, con capas bordadas de rico colorido y gran riqueza, como los adornos de piedras preciosas y joyas de Baltasar, y el número de acompañantes, muestran el lujo de este cortejo… Es una composición llena de movimiento y dinamismo, donde cada uno de los personajes se estudia de manera individual y en su conjunto, mostrando diferentes posturas y planos. La obra fue realizada en dos momentos; el primero en torno a 1608-1609 y veinte años después fue ampliada por el propio artista. ( Museo del Prado). Unos años antes, en 1619, con tan solo 20 años de edad, el gran genio de la pintura española, Diego de Silva y Velázquez pintaba en su primera etapa sevillana, la Adoración de los Magos, donde podemos identificar a varios personajes. El Mago de mayor edad es su maestro Pacheco, como así lo avala un autorretrato encontrado del mismo, lo que por otra parte nos permite confirmar la teoría de que los tres personajes del primer plano son el pintor, su esposa Juana Pacheco y su hija Francisca. En el cuadro por tanto se funde el mundo real, el de su familia, con el imaginario o religioso, algo tan propio del pintor sevillano.
Velázquez. Adoración de los Magos, 1619. Museo del Prado.

Bibliografía:

Carmona, Juan: Iconografía cristiana. Guía básica para el estudiante. www.museodelprado.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.