Muerte de Felipe el Hermoso

0
1265

El 25 de septiembre de 1506 moría Felipe el Hermoso, Felipe I de Castilla, a la edad de 28 años.

“por la noche empezó a tener gran dolor en los costados, escupiendo sangre al amanecer, mientras empezaban a salirle manchas pequeñas, entre coloradas y negras, que los doctores llaman blatas, y que se extendieron por todo su cuerpo, una gran infección se extendió por la lengua y paladar, inflamándose la úvula, perdiendo a ratos los sentidos y sobreviniéndole al tiempo terribles calenturas y largos estados de frío… el miércoles… le sobrevino un frío aún más riguroso y después un sudor caliente harto copioso en todo el cuerpo, quedando como alienado y con sueño, por lo cual moviéndole los médicos, hacían lo posible por despertarle…”(CODOIN), v. VIII, pp. 394 y ss.

En opinión del historiador Zurita, la sospecha de envenenamiento por parte de Felipe el Católico (tal fue su enemistad que Fernando llegó a aliarse con Francia al casarse con la sobrina de Luis XII, buscando un heredero al trono) queda descartada en cuanto que “considerando las cosas que habían precedido y la naturaleza de la dolencia que le acabó la vida tan arrebatadamente, no se dexó de tener alguna sospecha que le huviesen dado ponzoña, pero desta opinión salieron los mismos flamencos sus servidores en cuyo poder estaba. Porque los físicos que él traía, de quién confiaba su salud, que curaron su dolencia, y entre ellos Ludovico Marliano, milanés, que era muy grave y docto varón (y tan acepto al Rey que no solamente tenía el principal lugar en la cuenta de su salud, pero era admitido en cosas importantes que se ofrecían del Estado como uno de su consejo), descubrieron la causa de su enfermedad, y se entendió haberle sobrevenido de demasiado exercicio y de una reuma de donde se encendió la fiebre de que muchos morían en el mismo tiempo en aquella ciudad”.

Felipe fue Archiduque de Austria y heredero del Sacro Imperio Romano Germánico; conde soberano de Borgoña y Flandes; y sobre todo, por lo que aquí nos interesa, rey de Castilla y León, introductor en España de la dinastía de los Habsburgo,  continuada  por su hijo Carlos.

Su matrimonio con Juana (20 de octubre de 1496) fue fruto de la política matrimonial de los Reyes Católicos que tenía como uno de sus objetivos prioritarios controlar la amenaza internacional que suponía Francia, a través de la persona de Carlos VIII. Finalmente, este enlace supondría el origen de un enorme Imperio a través de la herencia hispana y borgoñona, ahora unidas en una sola línea dinástica, encarnada en el hijo de ambos, el futuro Carlos V.

La relación tumultuosa entre ambos es plasmada de forma magistralmente romántica en el personaje de Juana, en la obra pictórica de Francisco Pradilla, Doña Juana la Loca.

Doña Juana la Loca

Bibliografía:

Calderón Ortega, J.M.:Felipe de Habsburgo, Archiduque de Austria y Rey de Castilla (1478–1506).

Enlaces:

National Geographic

Imágenes:

Doña Juana, Francisco Pradilla: Museo del Prado

Felipe el Hermoso, Juan de Flandes: Museo de Historia del Arte, Viena

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.