Pollock vs Picasso

0
723
Imagen Museo Picasso de Málaga.

La exposición Mural. Jackson Pollock. La energía hecha visible que podemos encontrar hasta el 11 de septiembre en el Museo Picasso de Málaga, es una oportunidad única para poder contemplar la fuerza y la energía de un expresionismo abstracto tan norteamericano.

Antes de llegar a la exposición, el recorrido ideal sería atravesar todas las salas en las que el espíritu de Picasso queda latente en obras como Susana y los ancianos, Madre y niño, Acróbata o Jacqueline sentada.

Jacqueline sentada de Picasso, imagen de Museo Picasso de Málaga.
Jacqueline sentada de Picasso. Imagen del Museo Picasso de Málaga.

Entender las obras de este gran artista es conocer al mismo tiempo la intención que quería conseguir con ellas, por eso, es de vital importancia leer esos fragmentos de texto que encontramos en las salas. A través de ellos podemos descubrir el pensamiento del verdadero Picasso que consideraba que «un artista es un ser  político» y que «el arte ha sido siempre arte y nunca naturaleza, empezando por los primeros pintores, los primitivos, cuya obra se diferencia claramente de la naturaleza, hasta aquellos pintores como David, lngres y el mismo Bourguereau que pensaban que la naturaleza tenía que ser pintada tal como es. Y considerado desde el punto de vista del arte, no hay formas concretas ni abstractas, sino sólo formas que son mentiras más o menos convincentes. No cabe duda de que estas mentiras son necesarias para nuestra vida interior, pues con su ayuda nos formamos un concepto estético de la vida».

Sin lugar a dudas, la energía de su obra se mantiene viva y todavía consigue que el espectador sienta curiosidad por una forma de expresión que fue el motor de su vida.

La fuerza de la pincelada picassiana la intercambiamos por una energía visible que descubrimos en las obras que conforman la exposición de J. Pollock. La energía hecha visible.

Obras como La grande foule (La gran muchedumbre) de A. Saura, Hilos de A. Warhol o Elegía a la República Española de R. Motherwell, nos hacen recorrer el gran lienzo una y otra vez empapándonos de esa carga matérica con la que realizan las pinceladas. La obra de Saura, es sin titubear el grito más desesperado de una gran muchedumbre clamando por su vida.

La grande foule, de A. Saura. Imagen Museo Reina Sofía.
La grande foule, de A. Saura. Imagen del Museo Reina Sofía.

Pero, quizás, lo más esperado de la exposición sea el último espacio donde se expone el Mural de Pollock. «Energía y movimiento» son las palabras que usa el artista para definir su obra, donde la variedad de colores con trazos enérgicos y las formas laberínticas invaden todo el lienzo. Mirar el cuadro no es solo averiguar qué podemos identificar con el mundo real sino absorber todo el dinamismo y el ímpetu que nos trasmiten los colores y las pinceladas del Mural.

Mural de Pollock
Mural de Pollock

Mural, es una obra (242,9 x 603,9 cm) que realizó el pintor para el apartamento de la coleccionista de arte Peggy Gugenheim y que se formalizaría en julio de 1943. Con este encargo Peggy G. quería mostrar el apoyo a los jóvenes artistas norteamericanos que empezaban a exponer en su galería. A partir de este cuadro se arranca una nueva etapa donde se establecen las bases del drip-paintings, técnica que se consolida en 1947. Sobre su obra el artista comentaría:  “Es una estampida… […] Cada animal en el oeste americano, vacas y caballos y antílopes y búfalos, todos a la carga a través de la maldita superficie”.

¿Qué influencias pudo tener el artista para la realización de su obra? Sin duda, su admiración por los muralistas mexicanos y, en parte, por el artista vivo más célebre de aquel momento: Pablo Picasso.  El artista había visto en Nueva York el Guernica, que le causó una honda impresión que afloró en trabajos como este gran lienzo, que Peggy Guggenheim donó al University of Iowa Museum of Art. La obra del Guernica fue muy importante y en palabras de su mujer se deja constancia de ello: “no cabe ninguna duda de que admiraba a Picasso y al mismo tiempo competía con él, quería superarle”. Narra su mujer que un día, cuando Pollock y ella aún vivían en Nueva York, oyó caer algo en el estudio y a continuación Pollock gritó: “¡Maldita sea, a este tío no se le escapó nada!”. Cuando Krasner fue a ver qué había pasado, le encontró mirando al vacío y un libro de Picasso tirado en el suelo.

Algunos dicen que Pollock declaró una vez : “Cuando crees que has inventado algo en el arte contemporáneo, que tienes una gran idea original…. te das cuenta que ese hijo-puta de Picasso ya lo ha hecho antes”.

Además de Picasso, también admiró al Greco como podemos comprobar en los cuadernos de borradores situados al inicio de la exposición. A través de ellos nos convencemos de que la obra de un gran artista siempre lleva detrás un gran trabajo preparatorio.

Cuadernos de borradores de Pollock. Imagen de https://demuseospormalaga.com
Cuadernos de borradores de Pollock. Imagen de https://demuseospormalaga.com

Una nota interesante de la exposición es la sección dedicada a la explicación de la obra de Pollock, desde el punto de vista técnico. Se analizan los colores, la pinceladas y sobre todo se explica el proceso de limpieza aplicado a la obra.

No menos importante, es la obra de su mujer Lee Krasner Otra tormenta localizada enfrente de la de su marido. Es una obra en la que el color rojo en sus tonalidades más sangrientas recorre la tela con unos trazos enérgicos. Más que confrontada, esta obra complementa a la de Pollock porque la energía que se transmite del Mural se refleja en la obra de su mujer.

Otra tormenta de Lee Krasner, imagen de https://demuseospormalaga.com
Otra tormenta de Lee Krasner, imagen de https://demuseospormalaga.com

Esta exposición ha sido comisariada por David Anfam, Senior Consulting Curator del Clyfford Still Museum de Denver (EE.UU),  y organizada por el University of Iowa Museum of Art. Es una suerte que hayan elegido el Museo Picasso de Málaga para exponerla, ya que muestra por primera, y quizás última vez en España, el monumental lienzo, que ha viajado a Europa tras un periodo de dos años. Es una  excelente ocasión para disfrutar del expresionismo abstracto, considerado hoy como el primer movimiento genuinamente estadounidense del siglo XX y exponente de la libertad de EE.UU.

Para entender mejor la exposición os dejo algunos de los vídeos explicativos realizados por expertos en la materia:

 

Bibliografía

http://www.museopicassomalaga.org/es/mural-de-jackson-pollock.

https://demuseospormalaga.com

WALTHER, LF., Picasso, Colonia, 1994.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.